CRESCENDO: Un Verano inolvidable

Lima, así como el Perú entero, es un espacio lleno de música y arte, aunque en
ciudades tan grandes y caóticas como la nuestra se confunda entre el
desentonado bullicio característico de muchas metrópolis. Sin embargo,
siempre existen espacios de refugio donde las melodías y las expresiones
artísticas que ahí nacen empiezan a cobrar forma y son capaces de tocar en
los más profundo a quienes las ven, entonan y escuchan. Uno de esos
espacios se encuentra en San Borja y es, sin duda alguna, Crescendo.
Crescendo ha apostado por la formación de nuevos artistas, así como por la
creación de productos que los identifiquen. Ha ido formando una identidad a
través de la elaboración de material propio como publicaciones, canciones y
demás. Esto demuestra que nuestra escuela no se limita a poner un maestro
frente a los alumnos, sino que promueve un método educativo propio que
responda a las tecnologías actuales y a esa necesidad constante de crear e
innovar. Creemos que así aportamos a esa gran cruzada que significa
transmitir la pasión por el arte. Y ahora nos toca seguir en la misma senda.
Cada clase en Crescendo es especial. Estimulamos la mente de nuestros
alumnos y esto influye en otras áreas del desarrollo. Un niño que toca la batería
tiene que pensar en varias cosas al mismo tiempo. Practicar ballet o aprender a
bailar marinera produce una serie de beneficios físicos motores, así como
poder pintar un cuadro nos transforma la mirada y la sensibilidad. Todo esto
sumado a la alegría de tener amigos que comparten las clases de música y
que, al final de cada curso, son parte de las orquestas o los elencos de baile de
los conciertos que ofrecemos, donde demuestran todo lo aprendido.
Estas vivencias nunca se olvidan. Y es bueno que los padres así lo entiendan.
Porque a nuestros hijos debemos regalarles experiencias significativas y darles
herramientas para mirar el mundo de una manera diferente, con una
sensibilidad que les permita relacionarse con los otros y ser más empáticos,
desarrollando su creatividad a través de la práctica de alguna disciplina artística
y mejorando su concentración, su motricidad y su disciplina, entre otras cosas,
con actividades divertidas.
Estamos en una de las épocas más bonitas y esperadas del año en que
vivimos en contacto con la naturaleza y podemos hacer lo que más nos gusta.
Todo lo mencionado hace que el verano en Crescendo -aprendiendo y
disfrutando de la música- sea realmente una experiencia única e inolvidable.

Horarios de verano 2020
https://cutt.ly/Ae6yPx3

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

0
January 2, 2020 11:47 am